VISITA A LA REUMATÓLOGA Y CHIHUAHUA HERIDO

Por fin acudí a mi primera visita con la Reumatóloga. Iba nerviosa y casi no dormí por la noche esperando a que sonara el despertador para levantarme. Sabia que seria una primera toma de contacto y que no saldria con nada claro todavia pero aún así estaba intranquila. Decidí que no me acompañara nadie porque queria enfrentarme sola, tontadas mias, lo sé. Caminé hasta llegar a la consulta y esperé mi turno. La doctora me llamó y seguidamente entré a su despacho.

"¿CUANDO TE DIAGNOSTICARON EL CROHN Y CUÁLES FUERON TUS PRIMEROS SÍNTOMAS?"
Lo recuerdo perfectamente porque fue el dia de Navidad. Estaba con la familia sentada a la mesa y empecé a sentir unos dolores en la barriga que no eran los habituales... Hasta que me diagnosticaron la Enfermedad pasaron unos 4 o 5 meses.

Me hizo hacer algunas flexiones para su valoración y le sorprendió mi extraordinaria flexibilidad, "muy inusual". De momento tengo que hacerme una Radiografia, una Resonancia y una Analítica y me ha recetado un antiinflamatorio flojito por si tuviera mucho dolor. Su propósito es saber si estos dolores que tengo en las articulaciones vienen de una Lumbalgia o es una Inflamación en la zona del Sacro producida por el Crohn. Si fuera lo segundo tendria que ponerse de acuerdo con mi doctora del Crohn para cambiarme la medicación. De momento paciencia porque hay bastante lista de espera para las pruebas. ¡Ah! y que me olvide del gimnasio, que solo ande por suelo plano, o sea nada de escalar montañas.
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-
 
Hace unos dias me pasó algo que me dejó muy chafada. Iba por el Paseo de Gracia y de pronto vi un perrito chihuahua muy pequeñito con un jersey rojo de lana que le sobraba por todas partes. El pequeñín tenia una patita encogida que no podia apoyar así que como ya imaginaréis me acerqué rápidamente para interesarme por su estado. Su supuesto dueño (algo que no me quedó muy claro) estaba sentado en un banco cerca del perrito. Le pregunté si era suyo a lo que asintió. Le comenté lo de la patita y me respondió que se habia caido de la cama. Yo no me quedé muy conforme porque se le veia bastante pasota y desinteresado por el estado del animalito. Le dije que lo llevara al veterinario y se me encogió el corazón cuando le acerqué la manita al pequeño y enseguida vino con una carita de dolor que me dejó muy preocupada. Se notaba que no estaba bien alimentado porque mostraba demasiada delgadez y el pelo no le brillaba nada, más bien tenia como pequeñas calvitas.
Mi primer pensamiento fue llevarme al perrito para cuidarlo, llevarlo al veterinario, etc y quizás quedármelo pues se notaba que necesitaba cariño y sobretodo atenciones adecuadas. Pero claro luego pensé en aquel dueño tan desaliñado, no sabia como iba a responder, a lo mejor reaccionaba con violencia por muy buenas intenciones que yo tuviera. No podia permitir que ese angelito sufriera pero no sabia que hacer. Finalmente seguí andando y andando y andando... No me lo quitaba de la cabeza, queria volver y llevármelo porque su cara de sufrimiento lo decia todo. Subí en autobús a la vuelta y por la ventanilla vi al tipo que seguia sentado en el mismo lugar. No pude dormir esa noche pensando en la suerte del perrito.
Al dia siguiente volví a pasar por el Paseo de Gracia con la absurda esperanza de volver a verlo y entonces llevármelo se pusiera el dueño como se pusiera. Evidentemente no estaba. :(
Sé que reaccioné tarde y mal pero es que pensé en la reacción del tipo. La culpabilidad que siento en mi corazón por no haber ayudado a ese angelito me acompañará para el resto de mis dias.

3 comentarios :

  1. Te entiendo muy bien. Yo padezco dolores en muchos de los huesos de mi cuerpo. Toda la vida he tenido las rodillas mal. De pequeño, me ponían inyecciones pero nunca he estado bien. Hace años, me diagnosticaron artrosis y en periodos en los que he tomado antiinflamatorios, he estado muy bien, pero no los puedes tomar siempre. Después de estar cuidando de mi madre tantos años, mi hermano y yo, me fastidié un hombro y los codos, de tanto levantarla. Además, he sufrido siempre de la columna. También me duelen los dedos, una cadera... una pena! El año pasado, mi hermano me pidió hora de nuevo con u traumatólogo y después de hacerme radiografías en varias zonas del cuerpo y un Tac, me dijo que no había visto nada fuera de lo normal. Por lo que me despedí y me largué. Consigo caminar, gracias a tres pastillas diarias de Cloruro de Magnesio, que por supuesto, no me ha recetado ningún médico. Me da miedo hacerme viejo y que no pueda moverme. Prácticamente, me resigno. Te entiendo bien.

    En cuanto a lo del pobre chihuahua, también te comprendo bien. Muchas veces, reaccionamos tarde, es la historia de mi vida. Pero también, muchas veces no podemos hacer nada, aunque lo pretendamos. Tú tienes buen corazón y eso te atormenta, pero piensa que posiblemente, no podrías haber hecho nada. No te tortures con ello.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Alberto, siento que estés así de los huesos y desde hace tiempo, me siento absurda quejándome... ¡tú si tienes motivos para quejarte!. La salud, bendita salud que si falla adiós a todo... Yo es que siempre he sido muy movida y además me encanta bailar, andar mucho, etc... me da miedo no poder volver a hacer con normalidad todo eso. Por cierto me mandaron hace muy poco unos antinflamatorios pero no me hicieron nada, supongo que eran flojitos ya que tengo Crohn y no puedo tomarme cualquier cosa.

      Todavia sigo acordándome de aquel perrito... es que los animales son mi debilidad, menos las arañas y las cucarachas me gustan todos.
      Besitos guapo y espero que ahora estés mejorcito. ♥

      Eliminar
    2. No, por favor. No te he contado todos mis males para que te sientas mal por quejarte. Yo no digo que esté peor que tú. Esto no es una competición :-D A cada uno le duele lo que le duele y tiene que vivir con ello, por desgracia. Solo pretendía decirte lo mucho que te entendía. Además, tus problemas con lo del Crohn, ya son bastante serios. Ok? Pues eso.

      Nunca pensamos en la salud cuando estamos sanos. Como yo no me he acordado de mis rodillas en épocas en las que no me han dolido, pero cuando te lo recuerdan...

      Yo también he bailado mucho, cuando era joven y mis rodillas parece que estaban mejor. Y me ha encantado siempre caminar. Caminar por Madrid, por el campo... caminar es un placer, pero hora, al cabo de un par de horas fuera de casa, a duras penas puedo dar pasos sin sentir dolor. Me resigno ya, a mis años.

      Casos como los de ese perrito, no se olvidan nunca, pero no te sientas culpable de nada. Tú al menos, te interesaste por él.

      Besos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...